E.M., Mujer, ingeniera, 33 años, Madrid

Acudí a David porque la situación en mi trabajo me desbordaba y estaba consiguiendo cambiar mi forma de ser, pasando de ser una persona alegre y viva a estar siempre quejándome, triste y pensando lo peor de los demás, hasta el punto de afectarme en mi vida personal.

Desde la primera sesión, empecé a cambiar mi percepción de las cosas y de las personas y poco a poco he ido evolucionando hacia un estado de seguridad en mi misma que me ha ayudado a afrontar situaciones que anteriormente me hundían y además, el pensamiento positivo y enfocarme en aquello que quiero (que antes desconocía) ha hecho que todo y todos cambien a mi alrededor. Gracias a David he desaprendido muchos patrones mentales que me ataban y bloqueaban para aprender una nueva forma de enfocar mi vida laboral y personal.
La experiencia ha sido muy gratificante y recomendable.
Gracias

E.M. Mujer, ingeniera, 33 años, Madrid