Sin Acción no hay Revolución

Hace unos días leí un artículo en mi blog favorito, que para mi es de imprescindible lectura por la sabiduría y alta calidad en sus contenidos, acerca de la Acción. No pude estar más de acuerdo con sus palabras, que expresaban de otra forma pero de igual significado lo que para mi es el motor o mejor dicho el detonador del cambio en las personas. La frase que más me impactó es la que he puesto como título a este artículo.

 

coaching es accion

En el coaching, la Acción es una de nuestras piedras angulares en las que basamos el cambio y progresión de nuestro clientes durante el proceso; moverlos a la acción, a que salgan de su zona de confort y pongan en movimiento la nueva vida que desean en base a su objetivo. También todos sabemos lo complicado que resulta conseguir dar ese paso a la Acción, ya que tenemos a nuestro mayor saboteador dentro de nosotros: El ego, esa vocecita mental machacona experta en justificaciones que se encarga de engañarte al precio que sea necesario para que todo siga igual en tu vida. Este programa artificial que tenemos instalado en nuestra mente te hará creer que pasas a la acción cuando en realidad lo único que haces es reaccionar de forma automática como siempre hemos hecho, gastando tiempo en otras actividades que te desviarán de tu objetivo principal.

Para conseguir movernos y pasar a la ACCIÓN, tienen que darse algunos ingredientes que durante el proceso de coaching nos encargamos de trabajar con nuestro cliente. Por ejemplo, un ingrediente básico tiene que ser la motivación por querer cambiar. Cuanto más motivado estemos, más energía inicial tendremos para salirnos del hábito conductual en el que estábamos y dar el salto a la ACCIÓN. Otro ingrediente muy importante es hacerte responsable de tu vida, de tus pensamientos, emociones y comportamientos. Si no soy responsable de lo que soy nunca podré cambiarlo.

 

Como decía el gran Fredy Kofman: “si no eres parte del problema no puedes ser parte de la solución”. El enfoque y tener claro el cambio que quieres incorporar en tu vida, ver su utilidad y no dudar es otra pieza clave para que se produzca la verdadera ACCIÓN, tu decisión y determinación tienen que ser del 100%.

No es fácil romper las cadenas de los hábitos que nos mantienen atados y esclavizados a una vida que no nos gusta o que nos gustaría cambiar. Despertar nuestro Poder Interior, sacar al tigre que llevamos dentro y dejar de ser unas ovejas asustadas depende de nosotros mismos. Ya no hay tiempo para la queja y las lamentaciones, hay que pasar a la ACCIÓN desde nuestro equilibrio y conexión con nuestra Esencia Interior, aquella que nos susurra al oído desde el corazón y que tan poco caso le hacemos en la mayoría de las ocasiones.

Sin ACCIÓN no hay revolución, interior ni exterior, y por mucho que tu ego te cuente milongas y se justifique, tu vida seguirá siendo la misma, aquella vida que no quieres tener. Todo depende de ti.

28 julio, 2016

0 responses on "Sin Acción no hay Revolución"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.