Tod@s tenemos mente, el tema es si sabemos utilizarla o no.

Para entrar en nuestra mente tenemos que volver a ser niños, nuestra parte aventurera, la parte que piensa quetodo es posible, la conexión con todo nuestro potencial. Nuestra parte adulta, que nos dice que la realidad es lo que es.

Si conectamos con nuestra mente, saldremos del estado de letargo, de ir en piloto automático en nuestro día a día, y empezar a trabajar la consciencia.

¿Sabes que es la neuroplasticidad cerebral? constantemente generamos nuevas conexiones cerebrales. Sólo no cambia cuando no estamos abiertos a nuevos conocimientos. El problema es que no sabemos manejarnos, porque no hemos tenido un entrenamiento específico.

Detrás del nuestra capacidad de enfocar hay una filosofía, hay muchos mensajes de espiritualidad pero hay que ser capaz de verlo. Hay que saber definir los objetivos, porque eso que nos propongamos, lo conseguiremos. Debemos ser capaces de conectar con nosotros mismos para introducir las instrucciones precisas, con el mensaje claro.

La reflexión y la focalización en nuestros objetivos pueden hacernos cambiar nuestra realidad presente y futura. La conciencia es lo que hace que estemos verdaderamente presentes, despiertos. Pero, ¿cuántas veces somos conscientes de que estamos conscientes? Piensa en un día cualquiera… normalmente una o ninguna, pero la vida sigue avanzando, por ello, la realidad sigue creándose, seamos conscientes de ello o no.

Todo esto para qué, para contactar con la parte más profunda de nosotr@s mism@s. Debemos prestarle atención, y conquistarla, para tomar las riendas de nuestra vida. Ser capaz de ser proactivos y no reactivos a los acontecimientos. El objetivo por lo tanto es aprender a ser más conscientes y así tomar el control de tu propia vida, y dominar todas las partes de tu ser, y también tu pasado, guardado químicamente en el tu cabeza pero que no es real aquí y ahora.

La neurociencia está dando sustento fisiológico a las grandes afirmaciones de hace miles de años. Ya Buda creo una metodología para des-apegarnos de nuestro ego.

Si permitimos que nuestro ego siga dándonos instrucciones (percibiendo afrentas, repitiéndonos malos momentos del pasado), entonces no podremos sentir. Para evitar el ruido que tenemos dentro, haremos muchas cosas, y así evitaremos escuchar estos mensajes negativos. Hacer sin procesar, sin pensar, para evitar que esos procesos neurológicos antiguos que se repiten como en bucle sigan molestándonos.

La corteza prefrontal es es lo que nos permite tomar decisiones conscientes. Todo lo que pones en tu lóbulo frontal es lo que crea tu realidad y acaba ocurriendo en tu vida. Todo lo demás es tu pasado, tus patrones mentales… tenemos que decidir qué parte va a mandar sobre nosotros. Sólo el 5% de nuestras decisiones son conscientes, y esto implica que nos estamos perdiendo el 95% de la vida.

El lóbulo prefrontal es el área de la conciencia, del liderazgo, de las tomas de decisiones. Lo que podemos mejorar es ser más conscientes. Tenemos mucha capacidad cerebral pero no la estamos utilizando, y esa parte es la que mueve nuestra neuroplasticidad cerebral.

¿Cuántos de nosotros vamos al gimnasio? ¿y cuántos vamos entrenando nuestra parte consciente?

Un pensamiento es energía, es conciencia, y lo percibimos como imágenes, que son sólo conexiones neuronales,recuerdos del pasado. El no es una palabra que no entiende la mente, por eso debemos saber dar la información adecuada con el código del mensaje bien redactado.

El Electro Encefalograma ha demostrado que la actividad cerebral es en realidad actividad eléctrica, y es sorprendente ver que la creatividad e emerge en el sueño ligero, no cuando estamos abrumados por las prisas. El estrés nos impide ser creativos.

28 julio, 2016

0 responses on "Tod@s tenemos mente, el tema es si sabemos utilizarla o no."

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.